diumenge, 18 de desembre de 2011

MITJA DE L'ESPIRALL

Perdon por la tardanza en escribir la crónica de la carrera de la Mitja Marató de l’Espirall, pero por causas de fuerza mayor no he podido hacer hasta ahora la crónica.

Este domingo, 11 de diciembre, tocaba la Mitja Marató de L’Espirall, a esta Mitja le tengo aprecio, son de esas carreras hechas con cariño y con un recorrido que no te da tiempo a aburrirte por sus continuos cambios de desnivel y trazado.

En esta ocasión me tocaba correr solo, nadie NEVER se había apuntado para correr ésta carrera. Madrugón de domingo, un buen desayuno y miradita por la ventana para ver si la climatología nos seria favorable, en el momento que saque la mano por la ventana ya me di cuenta que iba a ser una mañana fresquita.

Llegada a Vilafranca, estacionamiento del vehículo en ese lugar privilegiado que tenemos y recogida de dorsal. Este año, la zona de entrega de dorsales y recogida de premios y bocata estaba muy bien montado, lastima los pequeños colas que hubo al final de la carrera para recoger las mochilas, seguro que la organización ha tomado nota para que no vuelva a pasar el próximo año, por lo demás, como en ocasiones anterior Chapeau!!! Por la buena gana que le ponen los voluntarios que participan.

Mi planteamiento para esta carrera era conservador, ya que corría solo, iba con la intención de tomarlo como una salida de domingo, la primera mitad del recorrido me planté en Guardiola de Font Rubí a un ritmo inferior de 5’ el Km.

La segunda parte del recorrido, unos 8 quilómetros hasta Vilafranca viendo que me encontraba muy cómodo y con buenas sensaciones imprimí un ritmo mas alegre, a estas alturas no hace falta decir que del frio ni me acordaba, hay que tomar nota para futuras carreras, que al principio a hay que pasar un poquito de frio para acabar con comodidad, por lo tanto hay que vigilar la ropa que nos ponemos.




Como decía, finalmente llegue a Vilafranca esprintando los últimos 300 metros que permitieron acabar con un tiempo de 1h 41’ 43’’.

Para acabar, paso por la zona de guardarropa, magnifica la mochila de regalo, la botellita de cava y, sin palabras para el bocata que te dan después de la carrera, en ese momento que llegas vacio, ese bocata con el refresco que te dan te sabe a glória.

En fin, otro año mas que puedo participar en una carrera que me gusta especialmente y a la espera de la del año que viene.

Las miras están puestas ahora en la última carrera del año, otra que es especial y en la que seguro habrá una buena participación de los componentes del NEVER.

Por cierto, no quiero acabar ésta crónica sin agradecer a todos esos fotógrafos anónimos que acompañan a los corredores a lo largo de toda la carrera, colocándose en sitios estratégicos y pasando frio, todo para recoger esa instantánea, la fotografía que envio con ésta crónica la he cogido del álbum de Picassa de la web CORREDORES.CAT, de verdad muchas gracias y espero que nadie se enfade.

Por último desearos unas Felices Fiestas y que acabéis el año en compañía de la familia, y también porque no, en compañía de vuestros amigos y compañeros gastando suelas y disfrutando de las muchas carreras que nos quedan por hacer, nos vemos en NASSOS,
un abrazo.

1 comentari:

Abuelo Runner ha dit...

Fran mas vale tarde que nunca.. el tiempo esta muy bien que no es una carrera facilita, la conozco bien y es durilla.
Felices fiestas y que valla bien la cursa de Los Nassos, yo ya no compito mas hasta TARRASA hay que dar una tregua al cuerpo.